como ayuda el tratamiento con laser al acne y su control

El P. acnes produce una serie de productos fotosensibles (porfirinas), la exposición a determinadas longitudes de onda induce cambios en las porfirinas con la producción de productos tóxicos que llevan a la destrucción de la bacteria. Por lo tanto con estos tratamientos estamos disminuyendo la sobreinfección y mejorando las lesiones inflamatorias.

Teniendo en cuenta que los pacientes de acné tienen una mayor tendencia a la infección por la bacteria, el tratamiento con LEDs o IPL de forma regular puede ayudar a los pacientes con acné a controlar los rebrotes. Esto es importante como decíamos anteriormente, no sólo hay que tratar los brotes, también hay que realizar un tratamiento de mantenimiento y considerar al acné como una patología crónica.

Existe un segundo mecanismo por el que determinados láseres mejoran el acné. Estos láseres tienen un efecto térmico y esto puede producir la destrucción o por lo menos la disminución de la producción de las glándulas sebáceas. Por lo tanto el objetivo de estos tratamientos es disminuir la secreción sebácea, para ello existen diferentes equipos siendo los equipos de láser fraccionado no ablativo los que están ofreciendo resultados más prometedores.

El láser nos ofrece la ventaja de tratar dos de las causas del acné, su combinación con otros tratamientos tópicos es posible y recomendable en muchos pacientes. Con un buen planteamiento y explicando al paciente la necesidad de mantener un seguimiento y un tratamiento prolongado se pueden conseguir muy buenos resultados.